Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como la giba ósea, las desviaciones hacia la derecha o izquierda y las malformaciones congénitas.

 

Actualmente la rinoplastia busca que la nariz devuelva la armonía facial del paciente. Es decir que un resultado óptimo, generalmente, hace que la nariz siga los rasgos estructurales de la cara. Uno de los objetivos principales de nuestros cirujanos es producir narices que luzcan como "no operadas".

 

En general, no es un postoperatorio doloroso. La principal molestia radica en tener la nariz obstruida los primeros días. El paciente puede ser dado de alta una vez que los efectos residuales de la anestesia hayan pasado, típicamente de 3 a 6 horas después.

 

Cabe destacar que la rinoplastia estética se ha popularizado en la juventud, puesto que ha tenido una mayor aceptación social, a diferencia de otros procedimientos de la cirugía plástica, y se realiza en una proporción muy semejante tanto en hombres como en mujeres.